Saltar al contenido

Marcos 1:1-3

1 Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios.2 Como está escrito en Isaías el profeta: He aquí yo envío mi mensajero delante de tu faz,El cual preparará tu camino delante de ti. 3 Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor; Enderezad sus sendas.

Explicación

El Reino de los cielos ya empezó, y la evidencia de que esto ya estaba ocurrido es por el cumplimiento de Malaquías 3:1 e Isaías 40:3 como lo expresa el pasaje de hoy.

En la antigüedad cuando un Rey iba de un lugar a otro, siempre para que esto sea visible y avisado a todos los moradores de dicho lugar. El Rey mandaba un mensajero, una persona que se encargaba de avisar y preparar el camino al Rey. Esta persona tenía la responsabilidad de corregir las imperfecciones que puedan haber para que el viaje sea productivo para el Rey.

Reflexión

De igual manera nuestro Rey y Señor Jesucristo mandó su mensajero al mundo para preparar el camino para Su venida. Juan el Bautista, un hombre extraordinario por su vida y por su carácter humilde.

En esta porción de las escrituras vemos el PRINCIPIO DEL EVANGELIO DE JESUCRISTO. Este principio es el hecho de preparar los corazones y llamar al arrepentimiento de quienes pasarían a ser seguidores de Cristo, seguidores del Rey.

Juan el Bautista vino a preparar los corazones de los moradores de Israel, un pueblo que había estado mucho tiempo si recibir ningún enviado de Dios para que les enseñe. Un pueblo que estaba limitado a la obediencia estricta que los Fariseos imponen, obediencia extremista que la Biblia no ordenaba.

Como dice el pasaje de hoy, la responsabilidad de este hombre, de este mensajero era la de: Preparar el camino del Señor y Enderezad sus sendas.